UN VISTAZO A LA TEMPORADA DE CICLISMO 2016 QUE DEJAMOS ATRÁS

Curiosidades del año 2016 en el ciclismo profesional

El año 2016 llega a su fin. Y en lo que se refiere a los profesionales del pedal ha sido un año “curioso”. El ciclismo es un deporte que escribe su historia con épica, gestas, sufrimiento, momentos de tensión y de incertidumbre. Mezclado con unos paisajes preciosos, y una cercanía del público al “artista” como en pocos deportes se da. Eso hace que este deporte sea especial. Y en este 2016 ha habido un poco de todo eso.

Chris Froome en el Mount Ventoux del Tour 2016

Han pasado doce meses desde que la temporada empezó a rodar, y muy atrás quedan imágenes y momentos que han grabado lo que este 2016 ha sido. Y es difícil quedarse solo con una, pero en mi opinión personal si hay que recordar el 2016 por algo será por la carrera a pie de Chris Froome en el Mont Ventoux en el Tour. Era una etapa decisiva. Una etapa en la que todo el mundo esperaba batir la tiranía del británico y su equipo, el Sky, en las últimas ediciones de la carrera francesa. El viento huracanado de la cima del monte pelado de la Provenza hizo que la organización bajase la meta tres kilómetros. Pero no bajó las suficientes vallas, y no contó con la aglomeración de público en una misma zona. La estupidez de muchos espectadores (que no aficionados, porque un buen aficionado jamás dificulta ni entorpece) bloqueó a las motos que en ese momento adelantaban al grupito de Froome. Y Porte se comió una moto. Y Froome y Mollema también. La bici de Froome quedó inservible. Ningún coche estaba cerca, el público lo imposibilitaba, y faltaba poco para meta. Froome de amarillo, el amarillo más importante del mundo del ciclismo, empezó a correr. Ni más ni menos. Un centenar de metros hasta que en la zona de vallas su coche de equipo arregló el desaguisado. Lo que pasó luego con la decisión de los jueces quedó en anécdota al final del Tour. Froome ganó de manera aplastante, y con poca oposición de sus rivales. Pero ese día en el Mont Ventoux Froome dejo no solo la imagen del 2016, sino una imagen que creo que con el paso del tiempo será icónica en esto del pedal.

Froome corriendo en el Mount Ventoux del Tour 2016

Nuestra selección de momentos especiales de ciclismo del 2016

Al margen de este momento especial del 2016 también hubo muchos otros momentos y protagonistas destacables. Mi particular selección, y por lo que recordaré este 2016 serían estos…

Peter Sagan

Peter Sagan, un ciclista llamado a marcar una época, ganando de Arco Iris la Gante-Wevelgem. Dominando a sus rivales en su primer triunfo en el Tour de Flandes, con una persecución final de “todos contra Sagan” que resultó inútil. De su salto sobre Cancellara caído en la Paris-Roubaix, un salto que tiene mucho de señal. El nuevo talento pasando por encima de la “vieja gloria” en su año final. Y por supuesto sus tres victorias de etapa en el Tour de Francia, que le sirvieron para ganar por ¡quinto año consecutivo! el maillot verde. Por si hiciera falta algo más salvó con su nombre el fiasco de Mundial en Qatar, ganando su segundo Arco Iris consecutivo en un sprint de película.

Peter Sagan gana el Mundial de Qatar y consigue su segundo titulo de campeón del mundo

Tom Boonen

Tom Boonen, que se quedó a las puertas de lograr su quinta Paris-Roubaix, que le hubiese coronado como señor absoluto de la clásica de adoquines por excelencia. Y aunque no le haga falta, porque lo es ya con los datos en la mano, ser coronado como el Dios absoluto de las clásicas del norte. Boonen fue batido en Roubaix por un “sorprendente e increíble” (en el sentido literal de los términos lingüísticos) Hayman, lo que hizo más doloroso si cabe el segundo puesto del campeón belga. Boonen además fue el jefe de filas de la excepcional selección belga que perpetró el abanico más esperado de la temporada en el Mundial de Qatar. Y lo remató con una medalla de bronce. Sagan y Cavendish lo superaron claramente en un sprint que arrojó un podio con tres Campeones del Mundo, algo nunca visto.

Tom Boonen casi gana la Paris-Roubaix

Alejandro Valverde

Alejandro Valverde, que en 2016 corrió las tres grandes. En primavera habría logrado de manera imperial su cuarta Flecha Valona, impresionante. Y en el Giro, a base de “pico y pala” logró un tercer puesto en el cajón. En el Tour aún logró una meritoria sexta posición. Y en La Vuelta confirmó que es muy bueno, pero no tanto como para aguantar tres grandes vueltas en el top-ten. Algo que quizá antaño fuera asequible, pero totalmente reñido con el ciclismo moderno, tecnificado y súper controlado “científicamente”.

Alejandro Valverde

Nairo Quintana

El colombiano con una de cal y una de arena. Una racanería impropia de alguien que aspira a ser un campeón en este deporte en el Tour, dónde nunca plantó cara a Froome y dónde ni siquiera el último día posible ataco el segundo cajón del podio a escasos segundos. Triste la imagen que dejó en Julio. Pero compensada sobradamente con la imagen atacante e inconformista de La Vuelta. La etapa de Formigal, con el mediatico ataque de Contador, puso patas arriba la clasificación y nos enseñó que en este ciclismo medido y estudiado quizá quede lugar para la improvisación y el talento del “artista”. Esteban Chaves en la misma Vuelta bajó del cajón a Contador con ese mismo espíritu de lucha. Ojala veamos más a menudo estas luchas fuera de guión.

Nairo Quintana

Vincenzo Nibali

Ese mismo espíritu luchador es el que llevó a Vincenzo Nibali a dar un vuelco a la clasificación en la penúltima etapa del Giro. Un Giro emocionantísimo, la mejor vuelta de tres semanas del año, que tuvo de todo en su última semana. Nibali se anotó la carrera italiana destronando al holandés Kruijswijk, que tuvo una caída bajando cuando parecía que todo estaba a su favor y que conseguiría el rosa final. Una persecución para el recuerdo y una etapa de las de antes.

Vincenzo Nibali

Mark Cavendish

Mark Cavendish que volvió por sus fueros y reeditó viejos laureles en el Tour. Cuatro etapas ganadas, algo en lo que nadie creía. Además de medalla olímpica en Rio de Janeiro y una plata en el Mundial de Qatar para el macarra esprinter de la Isla de Man. Yo no lo echaba de menos, pero hay que reconocer que el británico se marcó una gran temporada.

Mark Cavendish

Alberto Contador

Alberto Contador, que se centraba exclusivamente en el Tour. Y en el Tour fue el primero en caerse. Esa caída lastró su carrera, hasta su retirada. Yo no pienso que estuviese en condiciones de lucha por la general, pero nunca lo sabremos. En La Vuelta otra caída (se cae mucho este chico) mermó sus posibilidades. Todavía hizo cuarto y provocó con su ataque el etapón de Formigal. Solo por encender esa mecha en la etapa merece una mención especial en este 2016.

Alberto Contador

Y por último, aunque fuera del circuito tradicional ciclista, vimos unas Olimpiadas dónde en un exigente y muy peligroso circuito (que se lo digan a Nibali y Henao) vimos coronarse Campeón Olímpico al belga Greg Van Avermaet.

Y esto es lo que yo destaco del 2016. El 2017 empieza en unas horas. Y nos dejará un montón de imágenes de ciclismo, historias y nuevas leyendas. Seguro que sí. Y a mí me encantaría ver a un chico belga, de nombre Tom, lograr allá por Abril del nuevo año su quinta victoria en un velódromo del sur de Belgica, en Roubaix. Sería un gran final en el día de su retirada y sería una imagen que justificaría todo un año de ciclismo. Veremos.

OTROS ARTÍCULOS DE ACTUALIDAD DE CICLISMO QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EL BLOG DE JM

Deja una respuesta