SAGAN EXPULSADO DEL TOUR DE FRANCIA 2017

POLEMICA EN EL TOUR 2017

 

El Tour de Francia ha comenzado. Lo ha hecho en Alemania, y  ha empezado con polémica. Ya desde la primera etapa. Una cronometrada individual disputada bajo la lluvia y que afectará a la carrera de manera importante. En esa cronometrada se vieron varias cosas interesantes. El Sky, el equipo del que todo el mundo tenía dudas después de la disputa de la Dauphine, está muy fuerte. Demasiado. Tanto que colocó a cuatro de sus corredores en los ocho primeros puestos, ahí es nada. Y Froome el máximo aspirante demostró que ha llegado a su cita con “su carrera” de manera impecable. El liderato fue para Geraint Thomas, un corredorazo que va a servir de ayuda importantísima en la general para el equipo británico. También se pudo ver que Contador quizá no está tan fino como él esperaba. Perder 42 segundos es inaceptable para un aspirante a vencedor final. No en un tour donde solo quedan 22 kilómetros de crono y es un terreno donde antiguamente el corredor madrileño marcaba diferencias, ¿recuerdan aquellos tiempos cuando le gano una crono a Cancellara?

 

 

Pero lo más reseñable en la crono inaugural fue la caída de Valverde. También cayeron cinco corredores más, uno de ellos Ion Izaguirre que en mi opinión era aspirante a estar muy alto en la general. 6 corredores al suelo de 198 posibles. En un circuito urbano, ya saben con sus pasos de cebra, aceite, alcantarillas, irregularidades en el asfalto y cambio de calles, bajo la lluvia y montados en una cabra. No me parece un número excesivo. El problema es que cayó Valverde, y  eso nos molesta mucho. El murciano es un espectáculo en carrera, y en este 2017 soberbio que lleva  todavía más. Valverde se cae porque entra pasadísimo en la curva, porque sale a disputar a muerte la carrera, porque quiere demostrar desde la primera pedalada que está super y que su compañero, que no amigo, Quintana hubiera tenido que “suplicar” su ayuda y se hubiese repetido el mantra ese de  «la carretera es la que pondrá a cada uno en su sitio». Y en Movistar todo bien oiga. Así habrá dos bazas en el equipo y jugaremos al despiste y al “somardeo” que es marca de la casa. Pero desde los medios españoles, los únicos en levantar la voz, se ha hablado de que la culpa es del Tour por no poner colchonetas en la curva o proteger todas las vallas. La dirección de Movistar no tiene ninguna por no advertir a su corredor de que no tomara riesgos, decirle que su labor este Tour es otra y que 15 segundos no van a ningún sitio, ¡vamos hombre! La caída es gravísima en sus consecuencias y ha apartado a Valverde de la bici, algo que le dolerá, porque es un corredor que ama este deporte, pero el ciclismo, el Tour y los espectadores perdemos con su ausencia. Una pena. El Tour no será lo mismo sin el murciano y nosotros nos divertiremos mucho menos.

 

 

La segunda etapa fue para Kittel. Una etapa típica de semana inicial clásica del Tour. Kilómetros, fuga consentida, control del grupo, trabajo de los equipos de hombres rápidos y un sprint imperial de Marcel Kittel, que en llegadas rectas y planas en la primera semana con las fuerzas intactas es prácticamente imbatible. También tuvimos una caída en una rotonda mojada en la que se vieron involucrados Froome y Bardet. Los nervios de la primera semana, ya sabe usted.

 

 

 

La tercera etapa nos ofreció un final apasionante. Vimos al joven francés Lilian Calmejane que tiene mimbres de gran corredor. Buena planta en la bici y mucho oficio. Atacó al gran grupo en la parte final y fue bonito verle rodar en un pulso imposible de ganar. El final era una cota de apenas 1.600 metros, pero el espectáculo que deparó fue genial. Se vieron muchas cosas en esa cota urbana. Richie Porte está en gran estado de forma. Su aceleración fue brutal. Contador salió detrás de él con su peculiar estilo levantado, ahora con desarrollo que ya no usa el molinillo, y reventó intentando seguir a Porte. Mala señal para alguien que aspira a ganar el Tour. Él tenía explicación como siempre: “no quise tapar el hueco yo, preferí que fueran otros”. Claro que si guapi. Froome iba muy atrás, casi en la posición 30, pero en la parte final y sin muchos aspavientos progresó para meterse 9º sin aparentes problemas. Hay que estar muy bien o haber medido muy bien para hacer eso cuando los demás están reventando. Y el otro que sin ruido iba muy fácil fue Majcka. ¡Qué trabajo para Sagan! Una parte importante de la victoria del campeón del mundo es para el polaco.

 

Pero el espectáculo lo puso Sagan. Como casi siempre. Una vez tapado el hueco por parte de Majcka, el esolvaco se quedó al frente. Se dio cuenta de que faltaban 400 metros. Midió los tiempos de manera magistral. Y esperó a su distancia, no como en San Remo. Una vez estaba en sus metros inició el sprint, se le salió el pedal, lo metió en prácticamente la misma pedalada (y no es la primera vez en momentos cruciales, en Richmond 2015 ya le pasó lo mismo) y siguió esprintando para imponerse en la etapa por delante de Matthews. Impresionante. En la rueda de prensa, que dio con unas gafas de motocross (no de esquí como dijo Perico en la tele, alegando que es el deporte nacional en Eslovaquia… ainssss), dijo muy sonriente que pensó que se había equivocado otra vez y que iba a hacer el ridículo, pero que afortunadamente pudo enganchar el pedal y ganar.

 

 

SAGAN DERRIBA A CAVENDISH

 

Pero es la cuarta etapa de este Tour la que será recordada por su final y por la polémica que ha desatado. La carrera se dirigía a Vittel, la ciudad balneario francesa, con un recorrido largo y llano. Un belga que se merece todos los respetos, Van Keirsbulck, se embarcó en una fuga en solitario de casi 200 kilómetros a más de 40 km/h de media. Solo el que monta en bici sabe lo que esto significa. El pelotón lo engulló cuando quiso, a falta de 16 kilómetros a meta, y se dispuso a preparar el más que previsible sprint. Etapa llana, larga, con una fuga controlable, con una velocidad asequible para el profesional y con muchos corredores con piernas para disputar un sprint es una combinación peligrosa. Si a eso le sumas una caída a falta de 2 kilómetros que deja el sprint sin lanzadores, con un grupo de apenas una quincena de corredores al frente, todos ellos esprinters… pues se complica todavía más. A esa combinación explosiva añádele un zumbado eslovaco, un hooligan inglés, un boxeador francés y otro francés con cuentas pendientes y el cóctel que sale es tremendamente peligroso.

 

De ese cóctel lo que salió es por todo el mundo conocido: una brutal caída de Cavendish, que arrastró con él a dos víctimas colaterales: Degenkolb y Swifft, de los que casi nadie habla. La etapa fue para el talentoso esprinter francés Démare. Sagan cruzó la línea en segunda posición, pero nadie esperaba que eso quedase así. Y no quedó. Unos minutos más tarde Sagan era sancionado: última posición de la etapa, 30 segundos y 80 puntos de penalización en la clasificación de la regularidad. Pero dos horas más tarde el jurado aumentaba el castigo: expulsión total e inmediata del Tour de Francia 2017. Del campeón del mundo. Dura decisión. Hace mucho daño a todo el mundo. Corredor, equipo, espectadores, pero también al propio Tour y a la organización.

 

¿ES JUSTA AUNQUE DURÍSIMA LA EXPULSIÓN DE SAGAN?

 

A partir de aquí voy a dar mi opinión personal. Habrá muchas más. Y serán acertadas o equivocadas. Yo baso la mía en lo que vi ayer, en los antecedentes y en lo que intuyo que se pretende con la expulsión.

 

Los hechos como yo los vi son estos: Sagan ya viene calentito en la preparación del sprint. Está involucrado en la caída anterior a falta de dos kilómetros, donde se toca con Guarnieri que acaba en el suelo. En la fila de esprinters a falta de 400 metros ya “cuerpea” y usa sus hombros con Bouhanni, nada raro esto. Y a falta de 204 metros exactamente se desata el infierno. El grupo busca la valla derecha, hacia donde Kristoff se ha dirigido iniciando el sprint. Sagan busca la rueda de Kristoff y se acerca a la valla. Por detrás Cavendish viene a mayor velocidad que Sagan, pero las leyes físicas existen por algo y el espacio es finito. Por donde Cavendish quiere pasar no hay sitio. El hooligan en lugar de desistir o frenar, no lo hace nunca y es famoso por ello, se apoya con la cabeza y el hombro en Sagan. Pero Sagan no es Veelers (ver este enlace del Tour 2013 donde el angelito de la Isla de Man derribó intencionadamente a un corredor de Argos) y no cede. Cavendish se desequilibra y Sagan al notar el contacto saca el codo, impacta con Cavendish que ya está yéndose al suelo. En la caída Degenkolg y Swifft que pasaban por ahí se van también al suelo. Por el otro lado Démare se cruza de derecha a izquierda de manera temeraria a Bouhanni, muchas cuentas pendientes ahí, y solo la habilidad del amante del boxeo evita otra caída. A Greipel le toca esquivar las dos situaciones, muy habilidoso el alemán de Lotto.

 

 

 

Pues todo esto es lo que tuvo que juzgar el jurado técnico. Este video a camara lenta puede ayudar a formar opinión. A partir de aquí a debatir. Con el reglamento en la mano las sanciones por cambio de trazada en tu línea de sprint señala que en las vueltas por etapas la expulsión solo puede darse después de dos sanciones previas en las que se aplica una multa económica, tiempo en la general y puntos en la clasificación por puntos. Y esas sanciones previas no existen en este caso. También es cierto que el reglamento deja abierto “a criterio de los jueces en caso de circunstancias excepcionales”. En esas circunstancias debería de valorarse la intencionalidad, y yo no tengo nada claro que Sagan quisiese liar a idea la caída. Su reacción posterior de ir al autobús de Dimension Data a pedir perdón de manera inmediata así me lo hace creer.

 

 

Así que en mi opinión la sanción inicial de dinerito, tiempo y puntos era correcta. Y deberían de darle un aviso severo a Sagan. Pero me temo que aquí hay mucho más que ha influido. Me explico. Dimension Data es quien promueve la expulsión, al quejarse de que no es suficiente con la sanción inicial. Brian Cookson es el presidente actual de la UCI. El mundo anglosajón ha llegado al ciclismo para quedarse. Y en los últimos años se están viendo favoritismos exagerados en este sentido. Por otra parte el hijo de Cookson trabaja en el equipo Dimension Data en marketing y relaciones, perdona pero… ¿no hay ningún tipo de conflicto de intereses ahí? Dimension Data además es uno de los patrocinadores principales del Tour de Francia. Y por si fuera poco el ganador de la etapa, Démare, que es francés, queda como uno de los máximos aspirantes al maillot verde en Paris. De verdad que se me hace muy complicado creerme que los jueces hayan juzgado imparcialmente y sin presiones externas lo ocurrido ayer.

 

Y además creo que hay un lamentable agravio comparativo. En otras ocasiones, y casualmente con uno de los dos protagonistas de ayer (llámalo karma), se ha actuado de manera diferente. En el 2013 y 2014 Cavendish provocó dos caídas totalmente intencionadas. Intencionadas, repito. Y no fue expulsado. Y en los JJOO de Rio 2016 todavía duele, véanlo aquí, el derribo a Elia Viviani en la pista. Hay cosas poco más claras que su intención de tirar a un rival ese día. ¿Lo expulsarón? ¡Que va! Medallita Olimpica de regalo.

 

Lo de Sagan ayer es feo. Es inaceptable. No debería de pasar en nuestro deporte y por eso debe ser castigado. Es más, ayer mismo hablaba con compañeros de grupeta que Sagan lleva unos meses “subidito”. En Gante ya empujó a otro corredor. En la Vuelta a Suiza se manejó en los sprints de manera temeraria, su habilidad en la bici no le debe dar derecho a cruzarse como si fuera un muñeco de Play Station con sus rivales. Y en la segunda etapa ya tuvo un par de encontronazos con los hombros en el sprint. Supongo que eso unido a su actitud ayer han hecho que el jurado, o el Tour, o quien sea haya pensado “vamos a dar una sanción ejemplarizante, y con Sagan está claro que llegamos a todo el mundo”. Si es así lo han conseguido, pero… ¿a qué precio? El Tour no será igual sin el campeón del mundo. Hoy toca la primera de montaña. La Planche des Belles Filles. Territorio Froome, esperemos que el Tour no quede sentenciado en la primera de cambio. Veremos.

 

OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG DE JM QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EL BLOG DE JM

Deja una respuesta