III ZARATAÑA: ZARABICI SE VA AL MONTE

 

Como no todo va a ser bici y no solo de bici vivimos, el otro día un grupo de compañeros  del Club se subió a nuestra vecina provincia de Huesca para hacer una bonita actividad de montaña. Liderados por el genial Pepe Barbany pasarón un día genial y aquí os ponemos la bonita crónica de Javier Bosque con unas fotos que recuerdan lo que disfutaron de la montaña.

 

III ZARATAÑA

 

La tercera edición de la ZARATAÑA, que había de celebrarse en el año encurso, venía demorándose por la dificultad de cuadrar las agendas. Sin embargo, dos hechos repentinos, fueron causa que vino a precipitar la convocatoria:

 

Hecho número 1.

En la sede del jefe de expedición se recibe llamada, con número oculto, pero con una voz sospechosamente familiar. Una mujer, que se identifica comolamamádemyriam, urge y exije la pronta convocatoria de la actividad; ya vale de esperar co..; me estáis jod… con el retraso; alfinalnoiré. ???????

 

Hecho número 2

Desde el Domicilio familiar del “Ojitosss” se realiza llamada (al mismo lugar anterior) y en esta llamada, tambien de una fémina, en tono casi implorante se solicita (con mucho mejores modos) la pronta convocatoria de la actividad pues, la susodicha, viene observando, en el susodicho, una actitud inusual: deambular por el pasillo y otras dependencias de la vivienda, con la mirada perdida, equipado de senderista (nivel avanzado), sin mochila pero con cuerda a la espalda y, lo que es peor, con botas, crampones y piolet en mano. Manifiesta que la situación es preocupante: el seguro de hogar ya no se hace cargo de los daños al parqué y desde luego no piensa reparar ese alicatado afectado por lo que podría describirse como golpes de picoleta de albañil o similar. Solicita encarecidamente que se haga algo. ¡PERO YA!

 

En fín, así las cosas, resulta la siguiente convocatoria:

 

Dia: 26 de noviembre 2019.

 

Hora: 7:30 para los que quieran tomar café. *8:00 para los que no quieran tomar café.

(*) No se trata de que los que no quieran tomar café se sientan discriminados o simplemente diferentes, sino de que puedan alargar su descanso o hacer el desplazamiento, hasta el punto de encuentro, más relajadamente, o lo que quieran. Pero vamos, que si quieren…oye, haced lo que os de la gana…

 

Punto de encuentro: Cafetería del Hotel restaurante Norte de Villanueva de Gállego.

 

Actividad: Ascenso al Pico Borón. Sí, ya sé que dicho así no es gran cosa, pero si te digo que la subida es por La Cresta de Los Pepes, ¿Qué?, ¿la cosa cambia eeh?. Pues si le añado que el descenso es por el Barranco del Diablo, como que te lo empiezas a pensar, vamos.

 

Con puntualidad militar (e s p a ñ o l a) aparecen los primeros participantes a eso de las 7:47 y, sobre las 8:06:30 estamos todos y si, al final, todostomamoscafé.

 

Nómina de participantes:

 

Jefe de expedición: Pepe Barbany (la cresta no es suya), para nosotros es “León, el profesional” (solo que este no mata).

Mindundis (por orden de aparición) ( en la cafetería digo):

Myriam, antes “La Seño”, ahora “La mujer lapa”, o Myriam “La Reptiliana”.

Samu: “El Cuñado”. (Lo siento tio, haber llegado al club antes que ÉL).

Javi: “El Oruxmaps” prejubilata

Fran: (desde ese día) “El Cejas”.

Emma: “Barbie deportista”

Patri: “Sonrisas”. Son claramente carcajadas, ya se, pero “Sonrisas” es más literario.

“Ojitos”: Pues eso. También lo llamamos Nacho a veces.

Invitada colaboradora:

Bea: un poco más y conseguimos su renuncia a la Veganía.

Apegado, de ella:

Salva

 

Y, al final, arrancamosss…

 

Hemos de tomar la A23 en dirección a Huesca para, desde allí dirigirnos al embalse de Vadiello. Así que, a los coches y con todo bien organizado, iniciamos ruta.

 

Hemos recorrido unos 75 metros cuando paramos a repostar (en la gasolinera aneja al complejo hotelero) y con los depósitos rebosantes (y con hielo para la neverita…) reemprendemos la marcha y, a la panadería (nos habíamos olvidado). Tras un par de vueltas por la localidad y consultada una amable paisana, localizamos la panadería, entramos a por cuatro barras de pan y algún dulce. Que suerte, no tenemos que esperar, somos los únicos clientes. Nos atiende una amable y  d   i   l   i   g   e   n   t   e ancianita y quince minutos después, salimos con la compra.

 

Ahora sí, camino a Vadiello. Y conseguimos llegar.

 

Dejamos los coches en el aparcamiento del Barranco de Vadiello, en una pronunciada curva a derechas, poco antes del embalse del mismo nombre (sí, Vadiello, cual va a ser si no?).

 

 

Tras las consabidas preguntas, ((Pepe: de corto o de largo?; la crema calentadora primero o después del protector solar?; hay agua potable por el camino?; llevamos barritas o bocadillo?, en fin lo habitual)) y ya debidamente pertrechados (efectivamente «Ojitos» lleva una cuerda) arrancamos con nuestro jefe de expedición a la cabeza, por el mismo camino que lleva a la Canal del Palomo (podía haber sido peor y llamarse, por ejemplo, la canal del Pichón).

 

Llevamos ya dos o, tal vez, tres minutos, cuando retrocedemos sobre nuestros pasos y, ahora si, tomamos el camino correcto.

 

Javi, parece no fiarse y decide hacer uso de la aplicación senderista de su móvil (Oruxmaps) que inmediatamente empieza a hablar por los codos, (la aplicación, no él) leyendo todas las “URL” que contiene la descarga de la ruta…y, de este modo, llegamos, por el Camino Natural, a la balsa. Poco más adelante dejaremos el camino para girar a la derecha y llegar, por un coqueto bosquete y en descenso, a la ermita de San Chinés. Continuamos en descenso hasta el fondo del barranco de Escomentué y, claro, todo lo que baja…

 

 

Sí, señores (y señoras), aquí empieza: ¡¡¡puerto, puerto, puerto!!!. Pedazo de subida. Como subía Salva, y el personal que se percató de lo que el mozo sufría, hizo lo debido: a c e l e r a r, hasta que se descolgó y Bea (él casi no podía hablar) soltó aquello de: tirad, tirad vosotros si queréis. Ya me quedo yo y nos esperáis arriba.

 

 

 

 

 

 

Satisfechos y trás una parada técnica a media subida (que Patri aprovecho para hacer un singular deshabille) reiniciamos marcha, dos pequeñas trepadas y por fin llegamos al collado donde da comienzo de La Cresta de Los Pepes.

Al poco llegan Bea y Salva, comemos algo, bebemos y recuperados y, equipados con cascos y arneses empezamos el recorrido por la loma. Primer resalte (tres en total), el más corto y sencillo. Como manda la prudencia el jefe y la colaboradora equipan la subida con cuerda. Pepe sube el primero. Asegura la cuerda y, uno tras otro, atados, vamos subiendo. Una vez todos arriba las caras son risueñas y relajadas. Abajo, esperando turno, ¿no lo eran tanto eeh?.

 

 

A por el segundo resalte, este ya de más nivel y equipado con clavijas. Repetimos el proceso y todos para arriba. En este punto hay que destacar que, todos incluido Pepe,aprendimos una nueva técnica de escalada-trepada: estilo Crol; y es que había que ver a Ojitos (cuerda a los hombros) avanzar con unas brazadas que habrían hecho palidecer a los mismísimo Mark Spitz y Michael Phelps.

 

A por el tercer resalte, también equipado con clavijas y un poco más largo que el anterior y aquí otra lección de estilo. Esta vez, «La Seño» (desde ahora «La mujer Lapa»), incentivada por la lección anterior, se sintió en la obligación de obsequiarnos con un auténtico alarde de postureo compuesto por una inenarrable sucesión de atléticas y ágiles cabriolas: Joder, como se pegaba a la pared.

 

 

 

Llegados a este punto de la ruta, caras de relajación y risas, recomponemos las formas y el espíritu y en vista de la hora decidimos renunciar a hacer cima en el pico Borón e iniciar el descenso amenizado por “El Cejas” con su armonioso cántico: pin pin, camiseta camiseta, que te meto que te meto, que nos acompañó hasta, casi, el final de la ruta. Pero, cosas de la montaña, el descenso se inicia con otro buen ascenso para luego si, empezar a perder altura y situarnos en la entrada del barranco que baja hasta el embalse de Vadiello. Bonita barranquera, con varios destrepes equipados con cuerda que, gracias a las lecciones recibidas, sorteamos con una naturalidad más propia de las cabras (alguna vimos, e incluso hubo quien imitó su voz con sorprendente éxito) que de las personas humanas.

 

 

En uno de estos destrepes, (creo que el último) y cuando Salva estaba a metro y medio de hacer pie, nuestro lider aprovechó para explicarnos cual es la posición correcta del cuerpo (lo más perpendicular posible a la pared) y de los pies (apoyada toda la planta en el terreno) para lo cual detuvo el descenso del muchacho y lo dejó ahí, colgando de la cuerda. Conforme avanzaba la explicación a Salva le iba cambiando «la color», de cara y brazos, tomando un reflejo amoratado-amarillento, hasta que se atrevió a interrumpir la explicación para rogar que se le dejara llegar al suelo. ¡que desconsiderado!, a saber que prisa podía tener, en fin…

 

Llegados al final de la barranquera el camino se vuelve más transitable, aunque sigue con fuerte pendiente, hasta llegar a la carretera. Un kilómetro hasta el aparcamiento y, por este recorrido, se dispara la euforia y todos pidiendo al Boss que no se demore en organizar la siguiente, pero ya con más chicha. Que esto se nos empieza a quedar pequeño.

 

Ya en el aparcamiento Enma tubo el detalle del día (al menos así pensamos nosotros, ellas no sé) y cerró la actividad con un strep-tease, parcial. Eso sí, con mucho pudor y vergüenza. No detrás de un vehículo, ni dentro de la furgo, no, en medio de la explanada y previo: “bueno chicosss, ahora no miréis que me voy a cambiar ¿valeee?”.

 

Vestidos de personas y medio adecentados preparamos la recuperadora merienda y en honor y agradecimiento a Bea, desinteresada y encantadora colaboradora (y os recuerdo que de hábitos veganos) le ofrecemos empanada (qué buena Patri), longaniza (tambien muy rica Fran) y venga a freir panceta. Ella mantuvo el tipo y aguantó como un jabato, pero a él, Salva, yo juraría que le caían lágrimas.

 

Y, para poner la firma al día, nos fuimos a Almudevar, casi en la puerta del obrador de La Tolosana, a tomar café y dar buena cuenta de una Trenza de la competencia (muy rica Seño). Si señor, como debe ser.

 

Y aquí tenemos el enlace al video de lo acontecido aquel maravilloso día

 

OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG DE JM QUE TE PUEDEN INTERESAR: