REVISIÓN DE TU BICICLETA POST-RODILLO

 

Estamos pasando una época difícil. Una pandemia está azotando todo nuestro planeta y nos ha obligado a tomar medidas que hace poco solo estábamos acostumbrados a ver en películas de ciencia ficción en nuestros canales favoritos. El virus Covid-19 está atacando nuestra sociedad, se ha llevado por delante muchas vidas humanas, el precio más alto que se puede pagar, ha puesto en jaque a la economía y ha obligado a la mayor parte de la población mundial a confinarse en sus hogares. Estamos convencidos que al final acabaremos doblegando a esta enfermedad y que todo acabará saliendo bien. Desde aquí queremos agradecer a todos nuestros amigos y clientes su buen hacer y responsabilidad en este complicado escenario.

 

El ser humano es extraordinario y hemos respondido acatando todas las medidas que los gobiernos nos han impuesto. Como amantes del deporte que somos una parte importante que nos ha afectado ha sido el tener que quedarnos en casa y adaptarnos para seguir manteniendo nuestras rutinas. Somos ciclistas, que le vamos a hacer, y la gran mayoría hemos podido usar los rodillos, o home-trainers como se les llama ahora, para poder seguir pedaleando y matando ese maravilloso vicio que tenemos dentro.

 

 

Por fin parece que después de seis semanas de confinamiento vamos a poder ir retomando nuestras salidas a la carretera, siendo responsables  y obedeciendo a las normas puestas por las autoridades, y desde este fin de semana volveremos a rodar.

 

En este período nuestras bicis nos han acompañado en el rodillo, esa máquina de tortura que si además es combinada con cualquiera de las plataformas virtuales que tenemos hoy en día a nestra disposición se puede convertir en un juguete peligrosísimo y adictivo, y han sufrido tanto como nosotros en este aparato. Como pedaleamos en casa puede parecer que nuestra bici no sufre, ni se ensucia, ni se golpea, ni se desajusta… pero no hay que descuidarse. A pesar de que las bicis modernas, y el carbono moderno, está preparado para el trabajo específico en rodillo no es menos cierto que se ven sometidas a tensiones y desgastes iguales o mayores que en la carretera.

 

Así que deberíamos, como premio a lo bien que se ha portado la bici en este período, dar un buen repaso y mantenimiento a una serie de componentes que son esenciales. “¿Oiga y tan grave es?” Pues no es muy grave, pero sí que es necesario cuidar la biciy cuesta muy poco tenerla en orden para disfrutarla mucho tiempo en la carretera. “Pero si no ha salido de casa, ¿Qué le ha podido pasar?” Pues lo vamos a ver:

 

El ejercicio en rodillo, aunque más corto normalmente (salvo que seamos unos adictos a las carreras virtuales o challenges que carga el diablo), puede ser mucho más intensocon lo que la cadena sufre más tensión y más prolongada. Además hemos podido cometer el error de no engrasarla tan a menudo como cuando salimos a carretera o en el peor de los casos ni engrasarla con lo que la hemos deteriorado más de lo normal, lo que puede afectar a los piñones y a la duración de este elemento esencial en nuestra bici.

 

 

Esa tensión, y más cuando usamos un rodillo de fijación trasera, ha podido hacer sufrir a la tornillería o determinados puntos de rotación de nuestra bici. No está de más darles un vistazo.

 

Las cubiertas, salvo que hayas tenido la precaución de usar unas específicas para rodillo, también se habrán desgastado de manera diferente, dependiendo de tu tipo de rodillo. Es necesario revisarlas para no tener ninguna sorpresa en nuestra salida a rodar a la carretera.

 

Y por último y no menos importante: el sudor. En el rodillo se suda. Mucho. Da igual el ventilador, da igual estar al aire libre. No nos libramos de una buena sudada. Y el sudor es corrosivo, ríete tú de la sangre de Alien cuando le disparan. Ese sudor puede causar estragos en nuestra preciada bicicleta. Aunque aparentemente lo limpiemos es posible que la tornillería quede con restos y estos provocan una corrosión que es fácilmente evitable con un repaso de la misma y un buen engrasado. Lo mismo pasa con la cinta de manillar, después de seis semanas de darle buenas palizas al rodillo, o él a nosotros, queda blandita (por usar una palabra amable). Garantía de que posteriormente se mueva y nos cause problemas o un desencintado parcial  que a ninguno nos gusta lucir. Y al hilo de esto tenemos el sudor en el preciado barniz del carbono… me duele solo de pensarlo. Una limpieza a fondo con un buen producto y una capa de cera especial y a lucir como nueva.

 

 

Con esto ya estaría y habríamos realizado un mantenimiento perfecto a nuestra apreciada bici. Ya lo sé, suena laborioso y hay cosas que no nos deberíamos de atrever a hacer solos. Así que hemos preparado un “Menú especial mantenimiento” para hacer todo esto y que solo os tengáis que preocupar de traer vuestra bici y recogerla después como nueva y perfecta para afrontar eso que llaman “la nueva normalidad”.

 

Resumen de lo que os ofrecemos: Revisión integral de la bicicleta. Revisión de cableado y cadena. Comprobación de componentes móviles y puntos de giro. Limpieza y engrasado final. Suena bien y vuestra bici lo agradecerá. Os animamos a que nos llaméis para concertar una cita y podamos cuidar de vuestra bici. Os atenderemos en el 976 564 777 o escribiéndonos al mail zarabici@zarabici.es

 

Por favor cuidaos mucho, sed responsables y… ¡nos vemos en la carretera!

 

OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG DE JM QUE TE PUEDEN INTERESAR:



Cerramos por vacaciones Trek Zaragoza desde el 3 de agosto al 9 de agosto Nos tomamos un respiro, por eso es posible que tus pedidos on line tengan algo de retraso